Escasez de antídoto para la mordedura de la araña violinista

en ACTUALIDAD


Las arañas violinistas provocan envenenamientos muy fuertes conocidos, médicamente, como “Loxoscelismo”. En México, las arañas violinistas viven en toda la nación con colonias significativas en algunas regiones.
En general en los envenenamientos, la piel muere en un radio de dos o tres centímetros de circunferencia en donde fue mordida la víctima con una curación de semanas. Pero habido pacientes en los que la lesión cutánea se extiende gravemente y es necesario extensos trasplantes de piel para su curación. Otros desarrollan, además, daño total en todo el organismo, una ruptura de glóbulos rojos, alteraciones en la coagulación de la sangre, daño en los riñones, los pulmones e hígado, que pueden causar la muerte.
Todos los daños causados por el veneno de la araña violinista pueden contrarrestarse con antídoto específico. Entre más tarde se aplica el antisuero los daños son mayores y su efectividad menor. Por ello, la disponibilidad oportuna del antídoto es de máxima importancia.
En México, sólo el Instituto Bioclon, SA de CV tiene el aval por la COFEPRIS, conferida en febrero de 2009, para comercializar el medicamento contra las arañas violinistas, desarrollado en colaboración con la UNAM. El primer lote de antisuero, compuesto de varios miles de piezas, estuvo listo en septiembre de 2010 y caducó tres años después, en septiembre de 2013. Un cisma en la dirección de Bioclon/Silanes, ocurrido durante el primer semestre de 2012, interrumpió tanto la continuidad en la producción del antídoto, como la transferencia de la tecnología al Instituto Bioclon por parte de la UNAM.
En los últimos años, muchas víctimas han perecido o quedado lisiados por falta de antisuero. ¿Qué puede hacerse para resolver el desabasto del antiveneno? Tres posibilidades que no son excluyentes entre sí:
1. Que el Instituto Bioclon vuelva a producir el medicamento con tecnología convencional.
2. Que al lote producido por el Instituto Bioclon caducado en septiembre de 2013, después de los análisis correspondientes, se le extienda la fecha de caducidad, como ocurre, por ejemplo, en los EEUU en casos similares.
3. Que se permita el “uso compasivo” de un nuevo medicamento anti-violinista, producido en México por Inosan, el AAA2013, registrado ante la FDA de los EEUU con la clave de “Investigational New Drug”: BB-IND 15757.
En muchos países, el “uso compasivo” con medicamentos que aún no han sido autorizados por ensayos clínicos apropiados se permite en padecimientos que ponen en riesgo la vida o son extremadamente discapacitantes, como es el caso del Loxoscelismo. En México, no existen normas para el uso compasivo de medicamentos por lo que los médicos tienen nulo margen de acción para usarlos.
Es muy importante legislar y reglamentar, en México, el uso de medicamentos compasivos.
CON INFORMACIÓN DE: ALEJANDRO ALAGÓN CANO. SDP NOTICIAS

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*