La estatua de Ponzanelli que nunca llegó a Cancún

en Cancún

El escultor Ricardo Ponzanelli cuenta la historia que hay detrás de la estatua de Benito Juárez inaugurada el pasado 21 de marzo en Ciudad Juárez, la cual había sido creada para Cancún.

Ponzanelli nos detalla lo que tuvo que pasar la enorme figura antes de llegar a Juárez, dicha creación data del año 2011.

El parecido que tiene la estatua con el Benemérito de las Américas se debe a que Ponzanelli contaba con la mascarilla mortoria de dicho personaje histórico, y es así como se dio a la tarea de crear el rostro y cuerpo de la estatua de Benito Juárez.

El escultor Ricardo Ponzanelli comenta que fue el gobierno de Benito Juárez Cancún, y la administración de Gregorio quienes le solicitaron realizar la escultura que adornaría el Municipio.

Comentó que alrededor de 22 empresas estaban participando, pero solo una fue la encargada de gestionar para que se hiciera dicha pieza de arte, tenían en mente a varios personajes de la Independencia de México, así como de la Revolución Mexicana.

“Al entregarles la estatua, para ese entonces Gregorio dejó la alcaldía para buscar la gubernatura, pero lo acusaron de varias cosas que empañó su proyecto político y al ver que no quedó en el cargo, llegue a un acuerdo con la empresa para que ellos se quedaran con varias piezas y a mi me regresaron a Juárez, un Andrés Quintana Roo y una Leona Vicario”, explicó el escultor.

Los de Andrés Quintana Roo y la de Leona Vicario los vendí en Playa del Carmen y a Benito me lo pidieron en el Gobierno del municipio de Naucalpan”, dijo.

La estatua del Benemérito de las Américas fue entregada y se colocó por un corto tiempo, pero debido a que ma administración municipal que la requirió no cumplió con el pago y en el 2017 llegué a un acuerdo con dicho gobierno y me fue devuelta la obra.

El año pasado, al visitar Chihuahua decidí visitar al alcalde Armando Cabada y le propuse instalar la estatua aquí, le mostré fotos y le platique sobre el detalle del rostro, llamando así su atención y quedó en comunicarse, comentó.

Tiempo después me comenta que quiere adquirir la escultura, se trae y queda instalada; nunca quise lucrar con ella, lo único que solo quería es que fuera colocada en un lugar digno y ese lugar fue Juárez”, argumentó.

La inversión que hizo el Municipio de Juárez por la estatua fue de 1.5 millones de pesos, siendo el costo por el trabajo nada más.

Dicha estatua cuenta con una altura de 6.2 metros con un peso de 1.8 toneladas, y fue instalada en la avenida Lincoln a un costado de la Megabandera con la mirada al norte.

(Fuente: El Mexicano | FOTOS: Olga Casas)

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*